BIENVENIDOS AL CLUB DE LECTURA DEL IES J.RODRIGO DE MADRID

Uno es dueño de grandes ideales y de pequeñas lecturas, y las pequeñas lecturas nos definen tanto como nuestros grandes ideales. L. G. Montero



sábado, 15 de octubre de 2011

J. D. Salinger: cómo se engendra un monstruo



ARTÍCULO ESCRITO EN BABELIA, EL PAÍS POR MANUEL VICENT 24/09/2011
J. D. Salinger: cómo se engendra un monstruo
El escritor publicó en 1951 El guardián entre el centeno, y cuatro años después vino al mundo Mark David Chapman, el asesino de John Lennon. Los tres tenían algo en común con Holden Caulfield, el protagonista de la novela

No todos los escritores tienen la suerte de que un asesino, que acaba de cometer un crimen histórico, esté leyendo tu mejor novela en el momento de ser detenido. Es más. Hay que ser un autor privilegiado, bendecido por los dioses, para que el famoso asesino se llame Mark David Chapman, quien disparó cinco balas de punta hueca por la espalda a John Lennon, después de pedirle un autógrafo, en el vestíbulo del edificio Dakota de NY, el 8 de diciembre de 1980 y una vez vaciado el cargador del revólver 38 especial se siente tranquilamente en un bordillo de la acera a leer El guardián entre el centeno, esperando a que llegue la policía y en su descargo confiese que él no había hecho otra cosa que acomodar su vida a la de Holden Caulfield, protagonista de la novela. "Esta es mi confesión", exclamó Chapman exhibiendo el libro, mientras era esposado.


Salinger, Chapman, Lennon, Holden, los cuatro habían sido adolescentes sarcásticos, rebeldes, inconformistas e inadaptados.
Las ventas de la novela de J. D. Salinger, ya de por sí millonarias, se dispararon una vez más. Una nueva oleada de lectores asaltó masivamente las librerías al saber que la historia llevaba una carga suficiente como para borrar del mapa a John Lennon, héroe de una rebeldía en la que se reconocían varias generaciones de jóvenes. En ese momento J. D. Salinger había hecho de su fuga y anonimato una de las obras de arte que consagran definitivamente a un escritor. Vivía refugiado en una granja de Cornish y llegar hasta él era una misión tan difícil como encontrar un mono en Marte, siempre que el explorador fuera un periodista, biógrafo, crítico literario o editor, pero no una jovencita admiradora o una becaria dispuesta a ser pasada por las armas. Mark David Chapman había asesinado a Lennon buscando la fama; en cambio J. D. Salinger se había hecho extremadamente famoso por no querer serlo y haberse convertido en un ser invisible.

El escritor Salinger, el asesino Chapman e incluso el asesinado John Lennon tenían algo en común con Holden Caulfield, el protagonista de El guardián entre el centeno, un chaval de buena familia, que se movía como un tornillo suelto en el engranaje de la sociedad neoyorquina de aquella época, cuando la gente se sentía feliz en medio de la plétora de tartas de frambuesa que trajo la victoria en la Segunda Guerra Mundial. Salinger, Chapman, Lennon, Holden, los cuatro habían sido adolescentes sarcásticos, rebeldes, inconformistas e inadaptados y se habían comportado con un desparpajo irreverente con los mayores, ya fueran padres, profesores o simples predicadores de la moral de consumo. Los cuatro fueron expulsados del colegio. Los cuatro odiaban los ritos, las costumbres y los gestos del orden constituido, para ellos todo el mundo era idiota, una actitud que en algunos acaba cuando desaparece el acné para convertirse en señores respetables, a otros les incita a escribir o a tocar la guitarra hasta transformarse en artistas y a otros les lleva a encargar un revólver por correo y usarlo contra el héroe de sus sueños. Los cuatro habían pasado por YMCA, la organización religiosa juvenil. Allí Marc David Chapman estuvo encargado de cuidar de los niños, un trabajo que ejercía a la perfección, hasta el punto de que le pusieron Nemo de sobrenombre; la misma y única aspiración manifestó también Holden Caulfield al final del relato, la de vigilar a unos niños mientras jugaban entre el centeno. En el YMCA un amigo le dio a leer a Chapman la novela de Salinger y el futuro asesino decidió ordenar su vida según la del protagonista mientras en Chicago tocaba la guitarra en iglesias y locales nocturnos cristianos.

Salinger nació en NY el 1 de enero de 1919, hijo de un judío llamado Salomón, descendiente a su vez de un rabino que, según las malas lenguas, se hizo rico importando jamones. En realidad Salomón Salinger fue un honrado importador de carnes y quesos de Europa. La compañía Hoffman para la que trabajaba estuvo envuelta en un escándalo, acusada de falsificar agujeros en los quesos de bola, pero de ese lío salió indemne Salomón quien acabó viviendo en un lujoso apartamento de Park Avenue entre la alta burguesía neoyorquina. Allí el adolescente Jerome David Salinger comenzó a sacar las plumas. Después de ser expulsado del colegio McBurney entró como cadete en la academia militar de Valley Forge donde empezó a escribir iluminando el cuaderno con una linterna bajo las sábanas unos relatos cortos que durante años mandó sin éxito a las revistas satinadas. Después ingresó en la Universidad de NY y siguió escribiendo, seduciendo a chicas adolescentes a las que a la vez despreciaba. Era un joven elástico, rico, inteligente, esnob y sarcástico. Se comportaba como el propio protagonista de su novela, el Holden Caulfield enfundado en un abrigo negro Chesterfield que envidiaban sus compañeros. Las chicas se volvían locas con él, mientras luchaba denodadamente por ser famoso, pero hubo una que le fue esquiva, Oona O'Neill, la hija del famoso dramaturgo, a la que escribió mil cartas de amor hasta que Charles Chaplin, 40 años mayor que ella, se la birló para hacerle seis hijos.

El caso de Salinger es sintomático. Ningún aprendiz de escritor luchó tanto por sacar cabeza buscando el éxito, nadie como él realizó tanto esfuerzo por colocar los relatos cortos en las revistas que habían consagrado a otros famosos escritores en cuyo espejo Salinger se miraba, Fitzgerald, Hemingway, Capote. A la vez nadie era tan quisquilloso y peleaba hasta la agonía con los directores de esos medios, The Story, Saturday Evening Post, Bazzar's, y sobre todo The New Yorker. Nadie buscó con tanto ahínco la fama y a continuación, al verse aplastado por ella, buscó refugio bajo tierra como si se tratara de un bombardeo cruel de una guerra ganada.

Antes de este tormento del éxito Salinger viajó a Europa pensando en hacerse mercader de quesos. Después se alistó en la Segunda Guerra Mundial. Participó en el desembarco de Normandía, mientras todo su carácter y experiencia se lo iba transfiriendo en la imaginación al personaje de ficción que lo haría célebre. En 1951 publicó El guardián entre el centeno, paradigma del desasosiego juvenil y cuatro años después vino al mundo el monstruo que engendró la novela, cuando Salinger ya había huido del mundo, se había metido en un agujero y se había hecho discípulo de Jesús, de Gotama, de Lao-Tse y de Shankaracharya hasta convertir su anonimato en una leyenda, una fuga que no le impedía degustar en secreto de mujeres cada vez más jóvenes.

Chapman nació en Fort Worth, Texas en 1955, cuando el protagonista Holden Caulfield empezaba a arrasar en todas las librerías. El padre de Chapman era un sargento de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, y su madre, Kathryn Elizabeth Pease, era una enfermera. Él dijo que vivía con miedo de su padre cuando era niño. En la mañana del 8 de diciembre de 1980 Chapman salió del hotel Sheraton donde estaba hospedado, dejó su documentación en la habitación para facilitar el trabajo a la policía, se dirigió a una librería de la Quinta Avenida, compró la novela de Salinger y bajo el título añadió su firma a la del autor. La mañana del crimen el asesino había visitado el lago de Central Park, que estaba helado, y como Holden Caulfield, se había preguntado adónde habrían ido a parar los patos. Con el crimen no trataba sino de escenificar escenas de El guardián entre el centeno. Fue sentenciado a prisión entre los veinte años y la perpetuidad. Sigue encarcelado en Attica Correctional Facility, en Attica, Nueva York, después de haber sido denegada la libertad condicional en seis ocasiones. El monstruo en la cárcel y el autor de la ficción condenado por la fama a vivir bajo tierra hasta la muerte. Esta es la historia.

31 comentarios:

Marian dijo...

No me digáis que no está interesante la cosa...
¿ similitudes entre la realidad y la ficción???

Adrian Galvez dijo...

Por mas que lo leo y lo releo no se que decir la verdad, creo que necesito leer bien el libro entero para poder entender bien toda la historia y su desarrollo

Daniel dijo...

Bueno, es bastante conocida la historia de que el asesino de John Lenon estaba obsesionado con la novela de Salinger. Aunque se tiene un poco, creo yo, como una leyenda urbana, al menos ahora que las nuevas generaciones no tienen demasiado conocimiento del tema ni de la música anterior al 2000, por lo general. Con Lenon murió una de las mayores leyendas de la música, aunque también su muerte contribuyó a que pasase así a la posteridad. Habría sido un referente destacado en el desarrollo musical posterior, habría influído, pienso yo, notablemente en un marco cultural en el que en la música empezaba a despuntar el Heavy Metal de mano de los ingleses por el movimiento de la New Wave of British Heavy Metal, los grupos de hard rock de la época anterior estaban destrozados por las drogas y el poder del dinero y los que quedaron casi todos endurecieron su sonido, y empezaban a surgir todas las variantes del Metal. Más que probablemente Lenon habría jugado un buen papel, incidiendo de una u otra manera en las nuevas corrientes pero de manera importante.

Alberto dijo...

Hay muchas similitudes entre la realidad y la ficción del libro pero a mi lo que mas me llama la atención es que Salinger por mucho que busco la fama como pone en la entrada y por mucho que escribiera no la encontró del todo ni con Holden, hasta que Chapman asesinó a John Lennon. Ese hecho es bastante curioso y aunque tanto como John Lennon como Salinger fuesen rebeldes, bajo mi opinión el verdadero Holden de la realidad es Chapman.

Denis dijo...

2, 3, probando...

Denis dijo...

¡Ja ja! ¡Funcionó y todo!...Bueno, pues al comentario.
La duda que tengo es de por qué mató Chapman a Lenon. Entiendí que mató a Lenon y se puso a acabar el libro de Salinger, pero habrá tenidootras razones, ¿no?
También quiero hacer mención a lo que dijo Dani de que la música de Lenon pasó a la posterioridad gracias a su muerte. Si te fijas muchos de los artistas que han muerto jóvenes y no tan jóvenes, pero de una muerte como un disparo o varios o una sobredosis de droga o suicidio o un suicidio con una sobredosis, etc. , se han hecho más famosos que los que aún estan vivos y ya viejos. Mi opinión sobre esto es que quizá se han hecho más famosos porque quizá la gente cree que se han suicidado o han sido matados por sus sueños o ideas y parece bastante razonable.
Luego, sobre lo de las nuevas generaciones estoy bastante de acuerdo con Dani. Pero eso de que las nuevas generaciones no escuchan música anterior a la suya propia se ha dado desde siempre con la música moderna, es decir, desde los 50 o quizá antes. Eso pasa porque las nuevas generaciones se quieren distinguir de las más viejas o los hijos no quieren escuchar la música que escuchaban sus padres. Yo pienso que eso es una pérdida ya que es importante saber lo que más o menos ocurría hace veinte, treinta o las anteriores décadas en el caso de la música moderna y ya hablando de siglos con la música a lo largo de la historia.
Más o menos eso, y en cuanto al libro ya lo acabé y estaba bien.

pita dijo...

A mi lo que mas me llama la atención es que Salinger intentaste colocar sus relatos en la revista Bazzar's. No porque no sean buenos sus relatos sino porque esta revista es una revista de moda en la que han estado diseñadores de la talla de Carmel Snow y Liz Tilberis, fotografos como Hiro e Irving Penn y que actualmente posen para esta revista cantantes de la talla de Lady Gaga y Beyonce.

Denis dijo...

Quizá la revista Bazzar's era una buena vía de acceso hacia la fama y por eso quiso colocar sus relatos en esa revista.
A mí lo que me llama la atención es que Salinger buscara con tanta ansia la fama y luego huyera. Me llama la atención porque no sé por qué lo hace.
Podría ser que Chapman mate a Lennon porque al mismo tiempo encarna valores similares a los suyos y valores contradictorios y al ser Lennon el héroe de Chapman éste último piense que de alguna manera le ha traicionado a él, Chapman, y a sí mismo. Pero lo digo como una conclusión que saco del artículo.
En cuanto a Salinger, de nuevo, quizá huya de la fama porque al ir acercándose cada vez más a ese mundo, cada vez podía ver mejor cómo era éste y se dio cuenta de que no le gustaba y no quería pertenecer a ese mundo pero según vemos en lo contado en el artículo se dio cuenta tarde. Aunque intentó huir del ''mundo de la fama'' no lo consiguió ya que cuanto más tiempo pasaba sin saberse nada de él, más famoso se hacía.

anto ruiz dijo...

Yo creo que salínger reflejaba parte de su vida en el libro ( al holden) y chapman se sintió reflejado en ella y parte del odio , bueno no parte , todo el odio fue a parar a Lenon
O que simplemente chapman es un sicopata y lo quiso matar . Y ya que salínger hizo el libro , y no buscaba la fama porque lo público¿

Ana Mª Escudero dijo...

Pues sí que está interesante la cosa, sí...
Pero aún así no acabo de entenderlo, lo volveré a leer.

Natalia Sánchez dijo...

Creo que en todas las grandes novelas hay un gran trozo que se basa en las vivencias del autor.
Es muy difícil dar una imagen creíble de un estilo de vida, hasta el punto de pensamientos privados, formas de actuar o los motivos que definen una persona completa y que sea realista sin inspirarse en gran parte en gente conocida, hechos vividos, etcétera.
No sabía que la vida de Salinger hubiese sido tan similar a la de Holden, pero una vez sabido empiezan a encajar muchos detalles del libro, en gran parte es un reflejo tal vez un poco exagerado de si mismo.
Que una persona se "inspire" en un libro para asesinar a alguien no es nuevo, hubo otro personaje famoso en la historia que se inspiró en el "Superhombre" de Nietzsche para crear una idea de supremacía aria, pervirtiendo totalmente las ideas reales del libro.
Al final, en mi opinión, no es más que un intento de derivar la responsabilidad que sabe que tiene al matar a alguien, ya que no es un loco, conoce el sistema en el que vive.
Los motivos expuestos por Chapman no me parecen los verdaderos motivos que tuvo para apretar el gatillo, creo que fueron una forma de saltar a la fama, que es lo que más aborrece Holden.

Conchi lago dijo...

Para mi esto es algo impresionante, es increíble como alguien puede llegar a sentirse tan identificado con un libro y llegar a hacer una cosa así. Es bastante curioso como funciona nuestro cuerpo, niestras sensaciones, nuestros sentimientos...

Alvaro dijo...

Sinceramente no tenía ni idea de como se llamaba el asesino de Lennon ni la relaciona que tenía con el libro, todo el mundo se ha sentido identificado con algo alguna vez, ya sea un libro, una película un juego, etc. Pero nunca he conocido a nadie que se sienta tan tan identificado que intente incluso imitar su modo de rebeldía contra el mundo, y ¿Por que John Lennon? Pienso que Chapman veía a Lennon como un perfil al que Holden no le gustaría o simplemente porque no le caía bien no se, sea como fuere, cuando te sientes identificado con algo como que te llena mucho y quieres saber mas de la historia detrás de un libro y te informas, pero no adaptar tu vida a la del protagonista de una novela.

Daniela Suru dijo...

Me parece increíble la historia, como concuerdan los hechos, la genialidad, a pesar del asesinato me fascina. Salinger, personalmente, pienso que es un gran escritor, y tras leer este libro comprendo que su vida no era fácil. Le describiría como un incomprendido por sus escritos o quizás una frustración de joven que quisiese plasmar en este libro.
A la vez el hecho de que el icono sea John Lennon, recrea más aún el personaje, al cual le corresponden múltiples características del joven Holden.
Resumiendo, me encanta como se pueden ver las similitudes entre las distintas personalidades que se tratan en este texto, y me fascina como encajan las piezas formando un puzle.

Beatriz Alvarez Martin-Mora dijo...

En mi opinión, tras leer la novela de Salinger, me he dado cuenta que su vida, no es como realmente esperamos que sea, no tenía una vida fácil y digna de admirar, pues el autor, describía la vida del protagonista como si realmente fuera la suya.
En cuanto al asesinato de John Lennon, se publicaron decenas de comentarios sobre el hecho de que llevara bajo el brazo un ejemplar de El guardián entre el centeno. La obra llegó a asociarse con el satanismo y en algunos colegios está prohibido.

Peter Vera dijo...

Bueno Marian, eso de “la suerte de un asesino…” y “bendecido por los dioses…”, a mi personalmente me parece el mayor absurdo para hacer que tu obra gane fama, que se conozca por la muerte de una persona, pero en fin, posiblemente es uno de los diversos factores por los que no me atrae tanto este libro, veo mucho ruido, momentos divertidos con los que puedo o no empatizar, pero nada más. En cuanto a Chapman he de decir que es un tanto curioso, no llego a entender cabalmente (ni quiero) la relación entre asesino y asesinado, y el motivo real para volver un colador a una persona, seguro que hay miles de “mindundis” del cine, la música e incluso personas corrientes que compartían estas características, pero, ¿por qué Jhon Lennon? Solo se me ocurre la fama.

fatima bouhla dijo...

Personalmente creo que mucha

cecilia xiaoyu Wang dijo...

es muy interesante el artículo,pero lo que más me ha impresionado es que John Lemon
murió por asesinato ,y el asesino lo hizo por el contenido del el libro “el guardián entre el centeno”y después se haberle matado a John Lemon ,estar tan tranquilo e sentarse a seguir leyendo esperando que la policía viniese (°_°)

fatima bouhla dijo...

Haber personalmente no se porque la gente se sorprende tanto , porque desde siempre los asesinos en serie se vuelven fanáticos de "algo" y van a por ello a capa y espada y si no me creen miren mentes criminales o cashel.

Carol Guerrero dijo...

Me resulta curioso la coincidencia que tienen en que todos leen el libro y cometen un asesinato . Es increible como se sienten identificados y llegan a cometer ese tipo de cosas , el poder que tiene un libro el hecho de hacerte sentirte identificado puesto que empieza a describir pensamientos que tu comportes y eso gusta ...

Carol Guerrero

Berni Santamaria dijo...

Para mi pensar la coincidencia de que el asesino de uno de los más grandes de la historia de la música se podría decir mundial como fue John Lennon, es porque el libro de Salinger puede despertar cierto lado salvaje incluso actos instintivos como hacía el protagonista de esta obra. Eso puede ser lo que le pasase a este asesino que se levantara su actitud instintiva y eso le llevara al asesinato

Esmeralda Caño Ortega dijo...

En conclusión, es una mera coincidencia, aunque resulte curioso, ya que no impide que cualquier fanático quisiera recrear la obra. Es interesante que el autor introdujese un asesinato tan trascendental dentro de su libro, pero, en mi opinión es, tan sólo, como antes mencioné, una mera coincidencia.

óscar Chen dijo...

Pienso que esto es una simple coincidencia y que no tendríamos que hacer un exceso hincapié en esto ya que este libro es más famoso por este hecho. Eso significa que el libro no ha tenido mucha repercusión antes de que sucediera esto y pienso que habla basntante mal de este libro. A mi parecer mucha gente habrá leído este libro porque el asesino después de matar a uno de los componentes de los Beatles,se puso a leer este libro, cuando en realidad el libro tiene que hacerse famoso solo.
Hay una frase que dice: ¨Trabaja duro en silencio y deja que tu éxito haga todo el ruido¨.
Pienso que el éxito de este libro en parte es por el asesino y no por su contenido.

Andrea Castillo dijo...

Me llama mucho la atención que Chapman se estuviera leyendo este libro cuando asesinó a uno de sus ídolos. Es una de las razones por las que me interesaba leerlo, y he de decir que no consigo enteder muy bien que le llevó a ello, lo que me lleva a pensar que posiblemente fuera una coincidencia.

Marina Daganzo dijo...

En mi opinión, creo que este libro se ha popularizado gracias al alboroto causado por Chapman.
Viendo todas las similitudes entre ambas personas, da la sensación de que Chapman siguió todos los ''pasos'' escritos para conseguir ser Holden.
Salinger se me asemeja a Carlota Pérez-Reverte porque, aunque éste no tenía el parentesco que poseía ella, han luchado hasta lograr sus propósitos.

Gaston Armijos dijo...

chapman utilizo como reflejo a holden y descargo su ira con lenon

NanoAlvaro99YT dijo...

Estoy de acuerdo con MARINA, el gran alboroto de este libro fue gracias a Chapman, porque impacta ver como él sigue los pasos de Holden hasta llegar al punto de matar a una persona tan importante como Lennon.

cornell muzemba dijo...

Chapman es otro lunático que se siente reflejado en un personaje ficticio. Con esto no digo que todos aquellos que se vean reflejados en un personaje sean lunáticos , yo mismo me he sentido reflejado en algún que otro personaje, todos lo hemos hecho. La necesidad de ser recordado -y lo será por muchas generaciones- le ha llevado a cometer dicho crimen. Cabe destacar que hay mucho parecido entre Chapman y Holden pero yo sinceramente considero que es fruto de la casualidad.
Puro fanatismo señores.

Marcos Vellisca dijo...

Yo sinceramente, no entiendo como Chapman, pudo hacer lo que hizo. Si le inspiró este libro, la única explicación que tengo, es que estaba muy solo. Querría fama, o no se que querría pero no tiene ningún sentido lo que hizo.

Emily Cevallos dijo...

Al leer el libro me di cuenta que lo de Lenon y Chamán fue solo coincidencia o el destino pero no podemos decir que la ír que el Chaman se leyó el libro va a querer matar a Lenon eso solo fue coincidencia. Pero lo que aún después de tanto tiempo es que le pasó en la cabeza a eso hombre para cometer ese crimen o por qué quería leer es libro.

Alberto Pascual dijo...

Desde luego gran parte del éxito de este libro es consecuencia del crimen de Chapman. No todos los autores tienen esta suerte, o en este caso para Salinger, la mala suerte de que un asesino cometa un gran crimen, y esté leyendo tu libro. Desde luego es irónico como este autor, que tanto deseaba la fama, le sea concedida por un acontecimiento así, y que luego sea esta demasiada para él y tenga que recurrir al exilio. Para mí esto es bastante curioso.

 
Copyright 2009 CLUB DE LECTURA. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemescreator