BIENVENIDOS AL CLUB DE LECTURA DEL IES J.RODRIGO DE MADRID

Uno es dueño de grandes ideales y de pequeñas lecturas, y las pequeñas lecturas nos definen tanto como nuestros grandes ideales. L. G. Montero



viernes, 2 de enero de 2015

LORENZO DE MEDICI Y CLARISA ORSINI


Lorenzo de Medici 

Banquero y político italiano, mecenas durante el Renacimiento.



Nació el 1 de enero de 1449 en Florencia, su padre fue Pedro de Medici al que sucedió en la dirección del banco de los Medici. 

Cosechó más éxito como político que como financiero, el patrimonio de su familia sufrió los gastos de su gobierno. Su mujer pertenecía a la noble familia Orsini, aunque continuó gobernando sin alterar las viejas instituciones republicanas. 

Su eficaz gobierno de la ciudad, se vio ensombrecido por su autorización del brutal saqueo (1472) de la ciudad rebelde de Volterra. En el año 1478, algunos miembros de la familia Pazzi trataron de asesinarle, los Medici castigaron a varios partidarios del papa Sixto IV implicados en la conspiración. Respaldado por Nápoles, el papa declaró la guerra a Florencia. Lorenzo puso fin a la guerra, gracias a su diplomacia. Efectuó cambios constitucionales que incrementaron su poder. 
Algunos de los que disfrutaron de su mecenazgo fueron los artistas Sandro Botticelli y Miguel Angel Buonarroti. 

Lorenzo de Medici falleció en Careggi el 9 de abril de 1492. En Quattrocento es uno de lso personajes claves de toda la trama. 






Clarisa Orsini, (Monterotondo, c. 1453 - 30 de julio de 1488), fue la esposa de Lorenzo el Magnífico y madre del Papa León X.

Clarisa era hija de Jacobo Orsini, señor de Monterotondo, y de Magdalena hija de Carlos Bracciano, hermana del Cardenal Latino Orsini.

La madre de Lorenzo de Médici, Lucrecia Tornabuoni, se ocupó personalmente de arreglar un matrimonio de prestigio para su primogénito, rodeándose de la alta sociedad en Roma para sondear a las nobles familias locales. Su intención no era otra de escalar socialmente y unir el apellido Médici a una familia de la nobleza. Era una búsqueda bastante frecuente para la época: las familias ricas y emergentes buscaban nobleza y las familias nobles buscaban la riqueza de los nuevos burgueses.

Fue así como Lucrecia, gracias a su educación y cultura, eligió directamente a Clarice de entre las muchachas casaderas, considerándola la más apta. Existen bastantes cartas que ella escribió a su marido Pedro, donde la describe como una mercancía más por comprar. Clarice era de piel clara, pía y de estatura adecuada.

Los pactos matrimoniales fueron establecidos en una dote de 6.000 florines, y se acordó un matrimonio por poderes (en ausencia de los novios) en Roma el 27 de diciembre de 1468, y uno presencial en Florencia el 4 de junio de 1469.

Muy poco querida por los florentinos y por familia política, tenía un carácter muy religioso y poco acorde con la mentalidad de los humanistas, de entre los cuales, su marido era el líder. Lorenzo prefería a la florentina Lucrecia Donati, a quien dedicó su poesía. A pesar de esto tuvo una numerosa familia con su esposa.

Volvió a Roma en 1472 y durante la Conspiración de los Pazzi (1478) fue enviada a prisa a Pistoya con sus hijos, para protegerse durante los días de inestabilidad que el atentado provocó en Florencia.

Se registran otros muchos viajes a Volterra, Colle di Val d'Elsa, Tavarnelle Val di Pesa y otros lugares en 1485, y en 1488 viajó nuevamente Roma en una visita a su familia.

Murió ese mismo año a causa de la tuberculosis.
esta visión histórica de los personajes dista en algunos detalles de los personajes que aparecen en la novela. 

Clarisa aparece frecuentemente en nuestra novela, sobre todo vista por los ojos de Luca. Habla de ella y de la influencia que crea en nuestro joven pintor. Aprovecha para explicar también cómo es este aprendiz de pintor que se ve envuelto en un mundo increible en la Florencia del Renacimiento. 

11 comentarios:

Eva Pérez dijo...

Clarice Orsini era una mujer elegante, con la manta roja de su cabello en llamas.
Lorenzo la había visto por primera vez durante una visita a Roma una tarde lejana, jugando por los jardines de Villa Borghese con su corte de primo alborotadas, y se dio cuenta al instante de que algo irreparable acababa de ocurrir en sus destinos. Llevaba botines altos, una saya de vuelo infantil y un libro en prenda apretada por los brazos en cruz contra el pecho. Sin embargo lo mas notable de su apariencia era la blancura de nacar que la hacia parecer tocada por una luz propia, distinta a la del resto de los mortales.
En un mundo en el que la belleza se tenía por un privilegio del alma, hasta el sultán mahometano de Turquía había quedado prendado del prodigio de su cabellera.
Antes de prometerse con el primogénito de los Medicis, Clarice Orsini había sido cortejeada por más de un príncipe de Europa. Cuando solo era una niña de 12 años, el propio Federico de Moltefeltro se había desfigurado el rostro durante un torneo al que disputaban el honor de su admiración y que el despecho de su rechazo lo había dejado inmunizado para cualquier forma de amor.
Por otro lado, Luca era un niño el cuál se quedó huérfano de padre y por ello su madre le mando a trabajar con el maestro, su pintor, con una carta que le decía que le mandará cualquier trabajo que él dispusiera, tanto si era para cortar leña como si era para limpiar el suelo. Su maestro le trato como su propio hijo, porque Luca también se lo merecía.
La primera vez que vio Luca a Clerice le había mandado su maestro al mercado a por unos recados, cuando se volvía de ya hacerlos la vio: una dama muy joven y espigada, vestida de azul de Prusia con hermosos guantes de gacela y un aleteo de párpados de presagios inciertos. Llevaba el cabello atusado en una sola trenza gruesa de color fuego enfundada en una redecilla que le colgaba del hombro hasta la cintura. Caminaba con una altivez natural, la cabeza erguida, la vista inmóvil, con un modo de andar de cierva que le hacía parecer inmune a la gravedad. Le flanqueaban tres doncellas con uniformes idénticos de batista rayada que sostenían sobre su cabeza una sombrilla de seda y se esforzaban a duras penas en seguir el paso de su señora sin dejar a su alrededor el menor resquicio para que ningún roce le mancillara la honra.
Hizo bajar la cabeza con una inclinación a todos los caballeros que hasta ese momento hablaban acaloradamente. La burbuja de silencio se extendió por los soportales, en las que solo sonaban los zapatos contra la losa de piedra hasta que desapareció como un arcángel. Fue entonces cuando Luca oyó por primera vez el nombre de la esposa de Lorenzo de Medicis, Clarice Orini. El chico se quedo aturdido durante unos segundos tratando de fijar aquel instante en su memoria, seguro de haber asistido a la aparición de un ser de otro mundo y después continuó su camino.
La segunda vez que la vio sintió admiración, palpitos en el corazón. Cuando veía a la joven de pómulos anchos y párpados dorados había despertado en él un sentimiento de adoración casi religioso. Clarice Orsini acariciaba en su regazo a un gato persa de ojos anaranjados. Durante unos segundos, sin interrumpir sus caricias, la joven levantó la vista para contemplar la multitud que aclamaban a su esposo. A Luca le pareció que sus ojos se posaban en él, y aquella mirada casual originó en su interior, un tumulto de latidos que apunto estuvo de dejarlo clavado en el sitio como una estatua de bronce, de no ser por la multitud.
Cuando una mujer le llevó a un cobertizo y le arrebató su virginidad, estaba oscuro y no podía ver la cara de la mujer, sin embargo se la imagino como Clarice, aunque fuera una simple panadera.

MArian Gomez dijo...

¡ Excelente Eva!!!!. Estos personajes siguen acompañándonos!

David vicente dijo...

Clarisa es una joven bellísima,esposa de Lorenzo el Magnífico,y muy religiosa.
Luca habla de ella con mucha admiración,cuenta la primera vez que la vio y como se quedo entusiasmado y embobado con su belleza,cuenta como toda la gente de la plaza se calló a su paso y como le rendían reverencia,Clarisa era muy blanca y eso también llamó la atención de Luca.
Luca es un joven aprendiz de su maestro Masoni,ha visto y ha vivido muchas cosas en Florencia desde que llegará,algunas buenas y otras desgraciadamente malas para la edad del chico,como la experiencia del monje al que habían torturado hasta casi la muerte,para un chico tan joven vivir una experiencia así no debe ser muy agradable o como cuando tiene que ir a busacar a su maestro a la "taberna" cuando ha tenido un mal día y tiene que ir por calles que por desgracia existían en esa época.

Oscar Barbacil dijo...

Luca habla de clarisa con gran admiración. Él nos cuenta la primera vez que la vio y como se quedó al verla (embobado por su belleza) también cuenta como la gente se queda cuando la ven. Luca es el aprendiz de masoni. Luca ha vivido muchas cosas en Florencia. Cosas malas como por ejemplo cuando va a buscar a su maestro a la taberna y otras buenas
Clarisa es una mujer muy guapa, es bastante blanca cosa que impresiono a Luca, y también es muy religiosa. Es la esposa de Lorenzo.

Lucia Torres dijo...

Clarisa era esposa de Lorenzo el Magnifico. Luca nos cuenta como se queda embobado cuando la vio la primera vez, ya que era una joven muy bella. Luca sentía gran admiración hacia ella.
Luca llegó a Florencia con hatillo que contenía un pergamino enrrollado , que era la carta redactada por un escribano en la que su madre viuda lo encomendaba al maetro Verrochio con quien le unían lazos de parentesco.
Masoni aceptó a Luca como discípulo suyo, y fue mandado a comprar pintura para seguir pintando la Madona y así fue como éste fue descubierto en Florencia.

Ramiro Moreno dijo...

Clarisa era hija de Jacobo Orsini, señor de Monterotondo, y de Magdalena hija de Carlos Bracciano, hermana del Cardenal Latino Orsini. Clarisa se casó con Lorenzo por poderes cuando ella tenía 16. El matrimonio fue arreglado por la madre de Lorenzo, que quería a su hijo mayor a casarse con una mujer de una familia noble, con el fin de mejorar la condición social de los Medicis. Clarice no fue inicialmente popular en Florencia porque su estricta personalidad religiosa estaba en profundo contraste con los ideales humanistas de la época. Murió en 1488 debido a una tuberculosis.

La primera vez que Luca ve a Clarisa, se queda asombrado ante tanta belleza y lo inalcanzable que le parece; vestida de azul con su trenza larga de color rojo fuego. La segunda vez que la ve, pasando en un carruaje con su marido Lorenzo, despierta en él un sentimiento de adoración casi religioso que enamora al joven Luca, y por un momento pensó que los ojos de la joven se posaban en los suyos y tuvo una sensación que le dejó clavado en el suelo con el corazón a mil.
En cuanto a Luca, es un joven entusiasta, un poco tímido, que su madre le manda a trabajar con un pintor (Pierpaolo Masoni) para que le ayude en cuanto pueda ya que se ha quedado huérfano de padre y su madre no puede mantenerle. Desde ese momento, Luca comienza a interiorizarse en el mundo de la pintura renacentista y a conocer mejor a su maestro, hasta tal punto que, al final, Luca tiene que cuidar de él cual Lazarillo ya que durante la conjura de abril, el maestro resulto malherido en los ojos y Luca tuvo que mantener la calma para sacarle de allí con vida y cumplir la tarea que le encomendó: coger la Madonna de Nievole y quemarla para que nadie desvelara su secreto o bien, encomendársela al maestro Verrocchio, quien podría preservarlo en un lugar seguro.

Iván Caballero Vázquez dijo...

Clarisa Orsini, (Monterotondo, c. 1453 - 30 de julio de 1488) hija de Jacobo Orsini, señor de Monterotondo, y de Magdalena hija de Carlos Bracciano, hermana del Cardenal Latino Orsini, fue la esposa de Lorenzo el Magnífico y madre del Papa León X.
En el libro, aparece vista y descrita por los ojos del joven Luca. Este joven aprendiz de pintor, describía a Clarisa como una mujer bellísima, la cual destacaba por su pelo rojo, que a menudo se comparaba metafóricamente con el fuego, diciendo que su cabello se hallaba en llamas.
Más adelante, el propio Lorenzo el Magnífico, su marido, hacía las mismas alusiones a su cabello y a su velleza, añadiendo que la tez blanca (que impresionó a Luca también) venía dada por una luz propia que no iluminaba a nadie más, haciéndola destacar desde apenas los doce años.
En lo que respecta a Luca, es un joven huérfano de padre, y cuya madre le mandó a ayudar al pintor ficcticio Perpaolo Massoni, debido a que no podía mantenerle. Luca tiende a ser tímido y curioso, mostrándose a lo largo de esta novela histórica la percepción del mundo a los ojos de Luca, y cómo buscaba saciar sus dudas a base de muchas preguntas.
Luca, a lo largo de su aprendizaje, muestra una mejora gradual de las enseñanzas que Masoni le otorga.

Iván Caballero Vázquez dijo...

No puedo evitar fijarme en una falta ortográfica que he puesto por culpa de escribir rápido. Donde pone velleza, quiero decir belleza.

Agnieszka Rodak dijo...

Como bien se ha dicho ya, Clarisa Orsini fue la esposa de nuestro personaje Lorenzo de Médici. Era una mujer de relevante belleza y gozaba por ello, de una reputación bastante solemne.
En cuanto a la influencia que creó sobre Luca, cabe destacar el gran asombro que se llevó el joven nada más verla. Podría decirse que, en cierto sentido, la hermosa mujer se convierte en su amor platónico.
Por último, Luca era un joven que se quedó huérfano de padre y por tal motivo, su madre le mandó a trabajar con el maestro, nuestro pintor Pierpaolo Masoni, con una carta en la cual decía que hará cualquier trabajo que se le ordenase. El maestro aceptó a Luca y le trató como a su propio hijo. El muchacho vive diversas experiencias y, tanto las buenas como las malas, le ayudan a comprender el camino que sigue su destino.

Agnieszka Rodak dijo...

Y por cierto, agradezco a mi compañero Iván el haberse dado cuenta y el haber corregido aquella falta que estuvo a punto de cegarme :)

MArian Gomez dijo...

Personajes ficticios y reales que se entremezclan en el libro como en la vida misma.
Clarisa me llamó la atención desde el principio.

 
Copyright 2009 CLUB DE LECTURA. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemescreator