BIENVENIDOS AL CLUB DE LECTURA DEL IES J.RODRIGO DE MADRID

Uno es dueño de grandes ideales y de pequeñas lecturas, y las pequeñas lecturas nos definen tanto como nuestros grandes ideales. L. G. Montero



miércoles, 12 de febrero de 2014

La hermosa Raquel, una historia inmortal




Esta es una historia muy antigua. Ocurrió en la Península Ibérica cuando aún no existía la nación posteriormente conocida como España. Es la historia de un encuentro fortuito que provocó el inicio de un amor de leyenda, de una pasión prohibida, entre una hermosa plebeya judía y un caballeroso rey, lo que degeneró en un conflicto político y, posteriormente, en un asesinato. Los nombres de sus protagonistas: "Raquel" y Alfonso VIII, rey de Castilla (1166-1214).

Ya en la Edad Media, a fines del siglo XIII, empezaron a encontrarse en crónicas españolas referencias a unos amores "sacrílegos" que tuvo Alfonso VIII con una hermosa judía de Toledo. La duración de los amores, en la mayoría de las versiones, es de siete años. Los nobles, ya hartos de la manera en que Alfonso había abandonado a la reina y al reino, asesinaron a la judía durante una ausencia del rey. Éste, furioso, destierra a los supuestos autores del crimen. Un día, cuando se le aparece un ángel anunciando la derrota de las fuerzas cristianas en Alarcos (1194) como castigo por su relación con la judía, se arrepiente el rey y gana, dos años antes de su muerte, una de las batallas decisivas de la Reconquista, la de las Navas de Tolosa (16 de julio de 1212).

¿Se llamaba realmente Raquel?
El episodio fue transmitido primero a través de romances (tradición oral) por trovadores y juglares, y luego fue manuscrito en las Primeras Crónicas. Así, La historia de la judía de Toledo, o de Raquel, pasó a ser uno de los temas predilectos del teatro y la poesía, llegando, ya en el siglo XIX, a convertirse en uno de los motivos recurrentes del "medievalismo" propugnado por los escritores románticos.

El primer testimonio de la dramática historia de los amores de Alfonso VIII con una judía aparece en los Castigos e documentos para bien vivir de Sancho IV el bravo (1284-1295), en donde advierte a su hijo que debe guardarse de los "pecados del fornicio", para que no le ocurra como al rey Alfonso VIII.

El mito crece y se perfecciona en la Crónica de 1344, llamada la Segunda Crónica General, en la que se encuentran nuevos datos: son siete los meses que dura la relación del rey con la judía y ésta utiliza sortilegios de magia y aparece caracterizada como hechicera. Este rasgo va a pervivir en algunas de las obras dramáticas que recogen la historia: en Lope se compara a la judía con Circe o Medea, mientras que en Mira de Amescua aparece también como encantadora. 

En la trayectoria literaria de estos amores legendarios, debido seguramente a la inspiración bíblica de Raquel y Jacob (Génesis 29; 6-35), la amante de Alfonso empieza a llamarse Raquel a partir de los tratamientos de Lope de Vega (Jerusalén Conquistada, 1609, y Las paces de los reyes, y Judía de Toledo, 1617). Antes de eso, se la denominaba a ella simplemente como "la hermosa judía". En 1625 ofrece su versión dramática de la historia en la obra teatral La desgraciada Raquel y Vicente García de la Huerta publica La Raquel (1778), aparte aparecen otras veinte versiones de esta historia de autores españoles, franceses, ingleses y alemanes.

Ochocientos años después, en 2012, sabemos que esta historia fue modificada por los que escribieron sobre ella, autores tan insignes como Lope de Vega, Lorenzo de Sepúlveda, Antonio Mira de Amescua o Vicente García de la Huerta, y se ha seguido publicando mucha literatura sobre este amor que traspasó el tiempo y las fronteras. 

Un amor de verdad en una sociedad de mentiras

Alfonso VIII fue un rey que batalló sin tregua contra los musulmanes, una veces con gran fortuna y otras, con menos. Históricamente sabemos que se casó por razones políticas, cuando tenía sólo 14 años, con Leonor Plantagenet, hija de Enrique de Inglaterra y Leonor de Aquitania. Ella tenía 10 años. Celebrados los desposorios se establecieron en Toledo, capital, entonces, de Castilla. 

Conocemos además que Alfonso VIII fue el fundador del primer estudio general español, el studium generale de Palencia (germen de la universidad), que decayó tras su fallecimiento. Además, su Corte sería un importante instrumento cultural, que acogería trovadores y sabios, especialmente por la influencia de su esposa gascona doña Leonor (hermana de Ricardo Corazón de León).

Los días transcurrían en la ciudad del Tajo con más o menos tranquilidad. El rey se ocupaba de los negocios de Estado, preparaba futuras expediciones bélicas o, cuando podía, salía con sus caballeros a cazar. Y en una de esas partidas de caza tuvo lugar el hecho que tanto influiría en su vida y en la del reino. Dice la leyenda que el rey atravesó el Tajo para internarse en los bosques cercanos y tratar de cazar algún corzo o jabalí. De pronto, observó cómo un halcón perseguía a una paloma. La alcanzó y logró herirla. La paloma mostraba ya la sangre sobre el blanco plumaje y el rey, compadecido de la víctima de aquella lucha desigual, disparó una flecha al halcón. Herido de muerte, el ave de presa cayó en un jardín particular.

Alfonso quiso recuperar al halcón muerto y penetró en aquel jardín, que pertenecía a una joven judía, llamada Raquel, que allí vivía. Era huérfana pero sus padres le habían legado cierta fortuna que le permitía una existencia desahogada, y conservar la casa de sus mayores. La belleza de Raquel era proverbial en la ciudad, aunque el rey ni la conocía ni había oído hablar de ella. 

Se dedicaba la hermosa Raquel a preparar ungüentos y medicinas a base de plantas naturales, un arte que conoció a través de su difunto padre, y que eran muy demandados por las gentes que creían en su poder curativo. Aquella mañana, se encontraba en su pequeño huerto recolectando hierbas y cuidando de sus rosales, cuando vio caer al halcón atravesado por el dardo, prácticamente, a sus pies. El rey entró detrás, y ambos se contemplaron con sorpresa y arrobo.

Alfonso quedó fascinado por la belleza de la conocida como la "fermosa" Raquel, y ella se prendó de la apostura de aquel caballero que, gentilmente le rindió pleitesía y le pidió permiso para recoger el ave. Se saludaron con cortesía y se despidieron. Los días siguientes estuvieron llenos de turbación para el rey y la judía. Él no podía olvidar aquellos ojos verdes, aquel rostro dulce, aquel cuerpo armonioso... ella, que había tenido poco relación con los hombres, sentía preso su corazón por la imagen de gentileza de aquel caballero. Es difícil poner trabas al amor, y el rey volvió a visitar a Raquel en su jardín. Las visitas se hicieron cada vez más frecuentes y los encuentros amorosos se fueron prolongando. Ni el uno ni el otro veían el momento de despedirse cuando estaban juntos. Pero ese amor mutuo no podía empezar con peores auspicios. Ella era una plebeya, pobre y sin patria, y además judía. Él era el rey de Castilla y, además, cristiano y, además, casado. Pero la pasión que sentía por Raquel lo cegó completamente.

Haciendo caso omiso de cualquier rasgo de prudencia, Alfonso hizo trasladar todas las pertenencias de Raquel a unas estancias apartadas dentro del propio palacio y la llevó a vivir con él. El rey se abandonó totalmente a los placeres de aquel amor prohibido. Se olvidó de su reino, de sus luchas contra los moros y de su mujer legítima. Rodeó las estancias de Raquel con una pequeña guardia y se negó a recibir a nadie ya fuera noble o plebeyo.

Esta situación se prolongó por espacio de siete años, y la situación del reino comenzó a ser insostenible. El pueblo, alentado por el despecho lógico de la reina, comenzó a murmurar diciendo que la judía había hechizado a su rey. Los nobles hacían lo propio, y el respeto que sentían por Alfonso se fue tornando en burlas y desprecio.

La única solución viable era terminar con la vida de Raquel, pues era evidente que el rey nunca la dejaría por su propia voluntad. Se dice que fue la reina Leonor la que instigó a los nobles para llevar a cabo este plan, pero también es cierto que todos estuvieron de acuerdo.

Enviaron a Alfonso un recado diciéndole que la reina Leonor deseaba hablar con él. En un principio se negó a la entrevista, pero tanto le insistieron que al final cedió. Abandonó los aposentos de Raquel, momento que fue aprovechado por dos sicarios para entrar en ellos. La judía estaba sola, con un sirviente también judío, al que amenazaron de muerte para que fuese él quien la atravesase con su daga, pues no querían manchar sus armas con la sangre de una infiel.

Alfonso comprendió en seguida que aquello era una trampa. Sólo tuvo que contemplar la desdeñosa sonrisa de Leonor, para darse cuenta de que algo terrible sucedía. Corrió hacia las estancias de Raquel, pero cuando llegó encontró a su amor en un gran charco de sangre, muerta, mientras que el sirviente se daba muerte con la misma daga con la que había acabado con la vida de su ama.

La ira del rey se desató contra todos aquellos que, de cerca o de lejos, habían participado en aquel vil asesinato. Ahorcó a los dos infames que actuaron en primera instancia. Desterró a muchos nobles sospechosos de estar involucrados en aquella horrible trama y a su esposa Leonor, la mandó encerrar en un convento gallego, lo más lejos posible de él y de la corte. Pero después de la venganza, Alfonso se vino abajo. Una profunda depresión y melancolía se apoderó de su corazón. Se pasaba todo el día y gran parte de la noche abrazado al sepulcro de Raquel, envuelto en la pena y el dolor.

De aquel estado de marasmo afectivo, vino a sacarle la muerte de algunos de sus hijos, y en sus últimos años parece que retomó la lucha contra los musulmanes. Siempre en primera línea, siempre buscando el peligro, como si desease encontrar la muerte lo más pronto posible. Los que contemplaron su agonía, dicen que el rey estaba sereno, con un gesto dulce y que hablaba con Raquel como si ella le estuviera esperando para seguir amándose en el más allá.

10 comentarios:

Esther G.B dijo...

En el libro Raquel tiene padre. Creo recordar.

Y en el libro la historia de amor entre Alfonso y Raquel me ha parecido muy machista. Bajo mi punto de vista, Raquel al principio no desea estar con Alfonso, aunque luego acepta, pero para mí lo hace más por su padre, para que estén las cosas bien entre ellos.
Y Alfonso no creo que llegase a enamorarse de Raquel, yo creo que era más el deseo por tenerla que amor. Que a lo mejor después sintiese algo por ella, pues puede, pero a mi no me ha dado esa sensación.
Bueno, y en libro Alfonso y Raquel tienen un hijo.

Raquel Cardenal dijo...

Lo primero decir que en el libro leído Raquel si que tiene padre.
La historia de amor entre Raquel y Don Alfonso al principio es rechazada por ella, pero ansiada por él; ya que ve en Raquel algo que le llama demasiado la atención, y quiere tenerla junto a él. El padre de Raquel se da cuenta de esto e intenta que su hija le ayude en todo lo que pueda para poder llevar a cabo sus ideas sobre el reino.
En el libro Alfonso finalmente siente algo por Raquel, pero le pueden sus ansias de combate, y abandona a Raquel por una batalla contra los musulmanes, creo recordar, y no la abandona por un llamamiendo de su esposa.
También decir que en el libro tienen un hijo en común, pero que el padre de Raquel lo deja al recaudo de uno de sus más fieles amigos para que no lo mataran, dado que sabía que algo de esto podía llegar a suceder, es decir, le le mataran a él y a su hija.
Y por último, en el libro a Don Alfonso si que le afecta la muerte de Raquel, pero no llega al punto de dormir al lado de su sepúlcro o de mandar a su mujer a un convento (o eso recuerdo).

MArian Gomez dijo...

Muy bien , chicos. Veo que aunque está costando esta actividad algunos estáis haciendo el esfuerzo, y se verá recompensado.

A rasgos generales es una historia de amor compleja, como lo es la de Alfonso y su mujer. La sociedad era machista por naturaleza, Esther, y además él era el Rey...

Esther G.B dijo...

Ya, si lo sé...pero en el fragmento que has puesto en el blog la historia es más sentimental que en el libro, en el libro para mi es más deseo carnal, muy acorde con la época.

eddy stoica dijo...

Eddy stoica:

En el libro Raquel tiene padre que además, es un importante consejero del rey, hasta tal punto que controla los asuntos de estado, por otra parte Raquel no se dedica a hacer unguentos o cosas asi creo... y punto muy importante Alfonso no se la lleva a su palacio sino que reconstruye uno antiguo donde vive con ella (La Galiana) mientras su esposa le espera es Burgos... que bien se lo pasaban los reyes por esa época... xd

iliana lopez dijo...

Para comenzar en esta historia dice que el Rey Alfonso conoció a Raquel cuando fue a cazar pero en el libro dice que este la conoció cuando su padre fue invitado a la fiesta en un castillo. En el libro cuenta que Raquel si tiene padre .Raquel no se dedicaba a preparar ningún tipo de ungüentos ni medicinas ya que su padre tenia un alto cargo.En el libro nos cuenta que al principio Raquel solo se sentía atraída por Alfonso pero luego se fue enamorando de él y el rey si se enamora de ella .Alfonso nunca traslado a Raquel a su propio palacio ya que en el libro cuenta que el rey mando a reconstruir un castillo(La Galiana) para que esta se fuera a vivir allí.En el libro dice que fueron siete meses los que estuvieron juntos. Alfonso dejo a raquel para ir a la guerra santa y fue en ese momento en donde aprovecho el pueblo para ir al castillo y matarla junto a su padre. Cuando volvió la encontró muerta y se sintió muy triste pero no se pasaba la noche abrazado al sepulcro de ella.En el libro cuenta que Raquel y Alfonso tuvieron un hijo, pero el padre de raquel lo dejo a cargo de uno de sus amigos para que no lo mataran.

Leslie Mendoza dijo...

Bueno profe, a mí me encantan las historias de amor. Pero para mí, al principio me parece que la historia entre el rey y Raquel es algo respetable, es decir Raquel admira al rey pero no le gutan sus gustos. Déspues es como que cambia algo, esas ganas del rey que siente hacia Raquel es algo que va más alla. Para mí, que el rey siente deseo y agrado cuando está con ella, algo que se llega a combertir en una pasión insaciable. Al punto que llega a irse con ella y abandonar a su esposa que por años hacía estado casado con ella, pero que no sentía lo mismo que sentía por Raquel. Cuando estaba con Raquel era como que se sentía vivo, olvidaba todas sus preocupaciones y sus ocupaciones de rey, de autoridad absoluta. Para mí, que se enamoraron los dos como dos desesperados, por así decirlo. Pero esta historia tiene un final un poco realista, es lógico que el pueblo quiera que vuelva su rey a gobernar como antes lo hacia y quieran tomar represalias contra Raquel. Leonor al saber que el rey encabeza un guerra, no tarda en planear algo contra Raquel para hacerla pagar el abandono de su esposo. Al saber que Raquel está desprotegida, van con la única intención que hacerle pagar. Raquel en su interior sospechaba eso, pero no quería que eso le atormentara. Cuando entrarón obligararon a matar a Raquel, luego mataron a su padre y su ama. Para el rey esto fue algo que lo mató por dentro, fue un dolor tan grande que le destrozo a él.

Para mí esto fue un amor puro, real pero prohibído, él por ser el rey (Alfonso) y ella por ser una judía, esclava de sus sentimientos. Fue un amor prohibido que dio fruto, un niño, pero que jamás sabrian de aquel bebe, sólo lo sabía su abuelo, pero ese secreto se lo llevo a la tumba. Jamás se supo de aquel bebe y ese amor prohibido siempre lo llevará Alfonso en el corazón.

Leslie Mendoza dijo...

Disculpa profe, no me había metido en mi cuenta..

Martin Donev dijo...

La historia del libro y la del blog se diferencian muchísimo. En el libro, Alfonso conoce a Raquel en uno de los palacios ya que ella está invitada a venir con su padre ( el escribano de Alfonso ). Raquel y su familia venian de Sevilla. Despues de que se enamoren,la judia empieza a vivir en La Galiana hasta su muerte. Aunque Doña Leonor es la culpable del asesinato de Raquel,la reina nunca llega a estar encerrada ni juzgada. Sin embargo,en la historia del blog, Raquel es una pobre colectora de plantas que ya vive en Toledo. No se dice si tiene hermano o no y su padre tampoco aparece. Esto lleva que la historia cambia por completo ya que no van a aparecer muchos de los personajes que se encuentran alrededor de los judios como el sabio Musa.
A diferencia del libro, ellos no se van a La Galiana si no al palacio de Alfonso. Tras la muerte de Raquel, Doña Leonor es acusada a ser culpable y encerrada.

Edgar Degen dijo...

La Historia de Alfonso VIII y Raquel la Fermosa, la conoci a través de la lectura de la novela histórica LA ESTRELLA DE LAS NAVAS, del vazco ISIDORO CALZADA, muchos años residentes en mi país PARAGUAY. Tiene algo del estilo de Lion Fiuchtwanger, con otros aditivos muy ricos como detalles de la presencia arabe en España, sus riquezas y conocimientos ( a citar Maimonides), también una descripción muy buena de los naturales de la región(el costumbrismo), las cruzadas etc. Como una novela de caballería redactada en primera persona por un personaje creado por el autor que hace de escudero de Alfonso VIII. A mi me cautivó de manera tal que de tanto en tanto busco noticias sobre estos personajes. También su lectura me permitió reconciliarme con España y comprender a su gente. Ahora hago planes de visitar alguna vez toledo,- quiero pisar los lugares por donde estos enamorados dejaron sus huellas-.Una Anecdota: El libro que menciono lo habia adquirido para regalar a mi abuelo materno español, luego de un tiempo en conversaciones de sobremesa le oí decir que era el mejor libro que había leido, me llamó la atención o lo tuve en cuenta por haber sido yo quien se lo había regalado, luego de otro tiempo presté el libro de el pero no lo leí pues se lo presté a mi padre alemán que dejo un comentario similar. Aun así no lo leí, hasta después de mucho tiempo en que ellos ya abandonaron este mundo, volví a encontrarme con el libro en una librería de textos antiguos ( el libro se editó en el pais en 1970 - una sola edición) y por fin lo leí, mi opinión? Una de las mejores novelas que he leido (je.je). Contento de participar en esta página. EDGAR R. DEGEN

 
Copyright 2009 CLUB DE LECTURA. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemescreator