BIENVENIDOS AL CLUB DE LECTURA DEL IES J.RODRIGO DE MADRID

Uno es dueño de grandes ideales y de pequeñas lecturas, y las pequeñas lecturas nos definen tanto como nuestros grandes ideales. L. G. Montero



domingo, 3 de octubre de 2010

COMIENZO DE LA AMISTAD . NOVECENTO



" Aquella noche, en mitad de la tormenta, con ese aspecto de caballero de vacaciones, me encontró allí, perdido en un pasillo cualquiera, con la cara de un difunto, me miró, sonrió y me dijo: "ven".
y , en fin, si alguien que toca la trompeta en un barco se encuentra en mitad de una tormenta a alguien que le dice " ven" , el que toca la tompeta sólo puede hacer una cosa: ir. Y me fui tras él. Él caminaba. Yo... era un poco diferente, no tenía aquella com`postura, pero en fin..., llegamos al salón de baile, y después, rebotando de una punta a otra, yo , obviamente, porque él parecía que tenía raíles debajo de los pies, llegamos hasta cerca del piano. Estaba casi a oscuras, sólo se veía una lucecita, aquí y allá. Novecento me señaló las patas del piano.
...
Novecento dijo que todavía tenía quer perfeccionar ese truco. Yo le dije que en el fondo se trataba sólo de ajustar los frenos. El comandante , acabada la tormenta, dijo : "¡ ME CAGO EN VOSOTROS DOS, AHORA MISMO VAIS A LA SALA DE MÁQUINAS Y OS QUEDÁIS ALLÍ, PORQUE SI NO , OS MATO CON MIS PROPIAS MANOS. Y QUE QUEDE CLARO QUE LO PAGARÉIS TODO, HASTA EL ÚLTIMO CÉNTIMO, AUNQUE TENGÁIS QUE TRABAJAR HASTA EL RESTO DE VUESTROS DÍAS, COMO QUE ESTE BARCO SE LLAMA VIRGINIAN Y QUE VOSOTROS DOS SOIS LOS DOS IMBÉCILES MÁS GRANDES QUE HAN CRUZADO EL OCÉANO"
Ahí abajo, en la sala de máquinas, aquella misma noche, Novecento y yo nos hicimos amigos. Uña y carne. Y para siempre.
Nos pasamos todo el tiempo contando lo que podría costar en dólares lo que habíamos roto. Y cada vez nos reiamos más. Y si pienso en ello, me parece que aquello era ser feliz. O algo parecido. "

1 comentarios:

Marian dijo...

La historia está narrada por el trompetista del barco. Aquí vemos cómo la personalidad de Novecento le atrapa y cómo en seguida comienza un a amistad eterna entre ambos.
Algo parecido a la felicidad.
Quiero destacar este aspecto, porque la relación de unión entre los dos es muy importante. Sin embargo, las dos personalidades son muy distintas. Vemos las vivencias más fuertes de Novecento desde el punto de vista de su amigo el trompetista. Y las sentimos como propias.
Me parece admirable la sensación de respeto que se tienen ambos.
Amistad eterna , en definitiva.

 
Copyright 2009 CLUB DE LECTURA. Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemescreator